Álvaro M. Sánchez: Una farola en la carretera