Álvaro M. Sánchez: Gilipollas iguales