Álvaro M. Sánchez: El pescador y el último de la fila