Álvaro M. Sánchez: ¿Cada cuánto suceden cosas así?