Álvaro M. Sánchez: Soga y agua