Álvaro M. Sánchez: La ¿verdad?