Álvaro M. Sánchez: Mirando el abismo con tranquilidad