Álvaro M. Sánchez: A medio salir