Álvaro M. Sánchez: Esto empieza así...